9 agosto, 2021

Lección 1: LA BIBLIA

"Toda la Escritura está inspirada por Dios y es útil para enseñar y reprender, para corregir y educar en una vida de rectitud."                       (2 Timoteo 3:16)

La Biblia es la Palabra de Dios. Sus páginas nos hablan de Dios y de su trato con los hombres. En ella encontrarás la respuesta a muchas de tus preguntas. Si quieres ser feliz debes nutrirte de su mensaje.

La Biblia es una colección de 66 libros, unidos en un solo volumen. Está dividida en dos partes: Antiguo Testamento y Nuevo Testamento. El personaje central de la Biblia es Jesucristo.

El Antiguo Testamento

El Antiguo Testamento está formado por treinta y nueve libros que fueron escritos a lo largo de muchos siglos, antes del nacimiento de Jesucristo; describe el pacto que Dios estableció con Israel. El primer libro es Génesis y el último Malaquías.

La palabra Génesis significa “origen” o “principio”. Génesis ha sido llamado también “el semillero de la Biblia” porque contiene muchas de las verdades que después se desarrollan en los otros libros. Muestra el origen de la vida, la caída en el pecado, la degradación moral del hombre, el diluvio universal, el origen de los pueblos, el llamamiento de Abraham y la elección del pueblo hebreo (Israel) como canal de la revelación de Dios.

Los libros siguientes, de Éxodo a Ester (16 libros), narran la historia de Israel hasta el año 400 A.C. aproximadamente. La historia de Israel es al mismo tiempo la historia de la salvación porque muestra el plan de Dios para salvar al mundo.

Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés y Cantares, “los libros poéticos”, constituyen la más sublime expresión literaria del sentimiento humano. Su belleza y profundidad no tienen igual.

Los diecisiete libros restantes, de Isaías a Malaquías son los libros proféticos por ser la profecía su elemento principal. Se llama “profecía” a los mensajes que ciertos hombres (los profetas) dieron por inspiración divina.

El Nuevo Testamento

El Nuevo Testamento fue escrito durante el primer siglo de la era cristiana, está formado por veintisiete libros, y describe el nuevo pacto de Dios con todos los que creen en Jesucristo.

Los primeros libros del Nuevo Testamento son los Evangelios, conocidos por el nombre de sus autores: Mateo, Marcos, Lucas, y Juan. Narran la vida de Jesucristo, sus enseñanzas y milagros, su muerte y resurrección.

La palabra evangelio significa “buena noticia”. ¿En qué consiste la buena noticia? En el hecho de que Jesús murió por nuestros pecados y resucitó para reconciliarnos con Dios (Romanos 4:25).

El quinto libro es el de los Hechos de los Apóstoles. Habla del comienzo y extensión de la iglesia en el primer siglo de la era cristiana. Hasta el capítulo doce el personaje más destacado es el apóstol Pedro. A partir del capítulo trece destaca el ministerio del apóstol Pablo a los gentiles. El término “gentil” se usa en la Biblia para referirse a los no judíos.

A los Hechos de los Apóstoles le siguen las cartas que el apóstol Pablo escribió (trece en total) a diferentes iglesias y personas. Trata de temas doctrinales y prácticos de la fe cristiana.

La Epístola a los Hebreos sigue a las cartas de Pablo. Habla de la prioridad del nuevo pacto, basado en Jesucristo, sobre el antiguo pacto (sombra y figura del nuevo). Después tenemos siete cartas, escritas por los apóstoles Santiago, Pedro, Juan, y Judas Tadeo; nos animan a vivir una vida cristiana consecuente.

El último libro de la Biblia es el Apocalipsis (significa “revelación”) Habla de la visión que el apóstol Juan recibió sobre el futuro, y muestra la victoria final del reino de Dios; un reino de justicia, amor y paz.

Autoridad de la Biblia

La autoridad de la Biblia se basa en la inspiración divina. Los libros que la componen fueron escritos por unos treinta y seis autores. Desde el Génesis al Apocalipsis hay unos 1.600 años de distancia, y no obstante, cada parte guarda una completa unidad de pensamiento con el resto.

Jesús creía en el origen divino de las Escrituras hebreas. A quienes ponían en duda sus palabras, les dijo: “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna: y ellas son las que dan testimonio de mí” (Juan 5:39). Él vino a cumplir y desarrollar lo que estaba escrito: “No penséis que he venido para anular la ley y los profetas; no he venido para anular, sino para cumplir” (Mateo 5:17).

Los libros del Nuevo Testamento tienen el mismo nivel de inspiración y autoridad que los del Antiguo Testamento. Véanse los siguientes pasajes: Juan 14:26; Juan 16:13-15; Gálatas 1:11-12; 2 Pedro 3:15-16; 1 Juan 1:1-4.

La Biblia es alimento para el alma y mapa para el camino

La Biblia muestra cuál es el plan de Dios para nuestras vidas; nos habla del comienzo del mundo y anuncia el futuro con claridad. Sus páginas contienen la historia de la humanidad desde la perspectiva divina. Su mensaje abre ante nosotros un mundo que va más allá del tiempo y el espacio, es decir, la eternidad.

La Biblia ha transformado a hombres y mujeres de toda época, raza y condición social. Si quieres ser feliz debes nutrirte de su mensaje “por que no sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4).

Dios nos dio la Biblia para que a través de ella pudiéramos conocer su plan de salvación: Jesucristo; el camino, la verdad, y la vida. La Biblia señala a Jesús como el camino del amor y la reconciliación, la verdad que llena el corazón, la vida que colma de esperanza.

¿Cuál será tu actitud hacia la Biblia? La respuesta que des a esta pregunta determinará el curso de tu vida.